ADÓPTANOS EN TU E-MAIL

Si quieres estar informado de los eventos del teatro solo tienes que suscribirte

Quiero un boletín lleno de

Teatro Libélula Dorada

Cra. 19 No. 51 - 69 Bogotá, Colombia

2498658 - 3450683

3123863834

libelula@libeluladorada.com

  • Facebook de la Libélula Dorada
  • YouTube de la Libélula Dorada
  • Instagram Libélula Dorada
dian-logo.png

Conociendo el arte de los títeres en Colombia

Escrito por: Consuelo Méndez y César Álvarez


CAPITULO II


PRESENCIA DE ÍDOLOS, MUÑECOS Y FIGURAS ANIMADAS ASOCIADAS A LOS TÍTERES EN LA AMÉRICA PRECOLOMBINA


A la llegada de los españoles, el territorio Centro y Suramericano, estaba poblado por las más diversas culturas indígenas, que diseminadas por todo el continente, habían alcanzado diferentes niveles de desarrollo.


Si consideramos como desarrollo el dominio del hombre sobre su medio ambiente, es posible pensar que la diversidad geográfica que ofrece el Continente Americano, marcó en buena parte la diversidad de las culturas y determinó niveles diferenciales en la apropiación que éstas hicieron de su hábitat.


La violencia con que irrumpió “la conquista española” en nuestro territorio y las funestas consecuencias que ésta tuvo sobre las comunidades aborígenes que lo poblaban, no permitió elaborar, a través de siglos un panorama acabado, real y definitivo sobre la estructura económica y la organización social y política de estos pueblos.


Ante la devastación, la destrucción y la muerte que trajo consigo la ocupación española, no ha quedado otra alternativa que reconstruir esa parte de nuestra historia a partir de los numerosos hallazgos arqueológicos y de los relatos de algunos cronistas españoles, que desde su propia cultura nos narran, al lado de las gestas conquistadoras la manera de ser y vivir de nuestros antepasados.


Las crónicas y los vestigios materiales encontrados nos hablan de culturas con organizaciones económicas, sociales y políticas complejas, a las que igualmente correspondía un universo mítico religioso increíblemente rico, cuya diversidad era casi directamente proporcional al nivel de desarrollo de la cultura material, pues a medida que el hombre, a través de ingeniosos inventos y múltiples experiencias ganaba una batalla para asimilar su habitat, “su sistema de creencias se enriquecía con una mitología compleja y un culto astral de ceremonia comunitario, que se realizaba principalmente en las etapas indicadoras de cambios en edad y en status de los individuos o en los acontecimientos más importantes para las sociedades”.


César Santiago Álvarez.

Es justamente el campo social y religioso, al que normalmente se asocian los ídolos, muñecos, máscaras y otras figuras que gracias a los materiales imperecederos en los que han sido elaborados o a los recónditos escondites en que fueron depositadas, han sobrevivido en el tiempo y han sido halladas en diferentes lugares del territorio americano.

De la misma manera, nuestra hipótesis sobre la existencia de títeres prehispánicos, se asocia a la existencia de esta gran diversidad de figuras que seguramente fueron utilizadas tanto en los rituales sagrados como en las actividades cotidianas pertenecientes más al campo de lo profano. Sin desconocer la importante diferencia que esto marca, creemos que en uno y otro caso, en ellos subsisten y se materializan los elementos constitutivos del concepto de TÍTERE que hemos venido desarrollando: el de ser objeto animado que pone en escena el doble del hombre.


Nos referimos en adelante, a ídolos, muñecos, máscaras y otras figuras del universo precolombino, que bien sea porque tienen una vida propia o un alma que le ha sido dada por los dioses y que se hace manifiesta en los actos rituales a través de los sacerdotes u oficiantes, o bien porque aunque sean objetos inertes, el hombre común les haya dado vida o alma, imprimiéndoles movimiento a través de sus manos y su cuerpo, se convierten en objetos animados con diferentes funciones a través de los cuales se proyecta el subconsciente individual o colectivo.

1. EL HALLAZGO ARQUEOLÓGICO EN VILLA DE LAS ROSAS - ARGENTINA


Casualmente en 1.958, con ocasión de la construcción de una carretera en Villa de las Rosas, se descubrieron numerosas tumbas indígenas de variados tamaños, las cuales desafortunadamente quedaron semi destruidas. Era una veintena de urnas utilizadas por los indígenas para el rito sepulcral de sus difuntos. En una de ellas, junto con dos pedazos de bronce oxidado, se hallaron dos particulares estatuillas de barro cocido; éstas, elemento idolátrico del culto indígena, representaban a un hombre y una mujer. La del hombre está de pie y mide 175 milímetros, ambas son huecas y abombadas en su parte posterior en donde además presentan un pequeño orificio redondo.


El hallazgo de este cementerio indígena fue registrado por dos periódicos argentinos y se le consideró de gran importancia puesto que por diversas razones probaría la existencia en ese lugar, hace ya mil años, de una cultura muy avanzada proveniente de la región amazónica. A raíz de estos artículos de prensa arribó a la oficina del antropólogo que escribe el libro fuente de esta nota, el señor Hugo Garzón “quien deseaba una entrevista para apreciar de cerca las estatuillas de Villa de las Rosas, cuyos ejemplares había visto en el diario El Intransigente y leído las referencias en el diario La Tribuna. Pusimos en sus manos las piezas arqueológicas, a las que examinó atentamente contándonos que su abuela doña Isabla Puka, hija del cacique de las Moretas, antiguos pobladores de la provincia de Jujuy, solía referirle anécdotas vinculadas con adminículos parecidos.


La señora Puka, conocía y practicaba el arte de manufacturar estatuillas de barro cocido; falleció en Abra Pampa en 1.945 ya casi centenaria. Allí había nacido y sus mayores –como también supo hacerlo con sus nietos- entretenían a los niños del lugar con figuras humanas de arcilla, las cuales manejaban mediante los dedos, haciéndolas bailar y accionar tal como si fuesen los títeres de hoy. Oyó decir también –el visitante- que únicamente esa clase de estatuillas se fabricaban con un orificio en la espalda en cuyo agujero se introducía uno de los dedos de la mano, generalmente el índice, permitiendo así moverlas incluso sobre la mesa o el piso, de pie en simulacro de hacerlas caminar. Operación ésta a la cual dio vida; el señor Garzón introdujo el índice derecho en una de las estatuillas, demostrando así como era cierto y practicable, la referencia de su señora abuela”.


2. LOS ANTECESORES DE LOS TÍTERES EN EL PERÚ.


En el Perú, según la afirmación popular "antes" de los incas, los ANARAKOS, pobladores muy antiguos que vivían dispersos por los campos sin construir ciudades, "sólo se reunían para celebrar sus fiestas y llevaban entonces sus muñecos, para hacerlos bailar y alegrarse".


Sin embargo, no existen pruebas concretas y absolutas de esta afirmación y ni antropólogos ni historiadores se pronuncian al respecto. Pero, si consideramos que el títere es una máscara animada por el hombre, el Perú ha tenido expresiones en el orden mágico-religioso en cada cultura. También se podría considerar, como antecesores de los títeres a los CUCHIMILCOS, pequeños ídolos de barro, algunos con los miembros articulados, que se encuentran aún hoy, como restos de la cultura CHANCAY en las tumbas de los niños; y también a perfectas muñecas, realizadas en fibras y lanas. De esta misma época datan bellos muñecos gigantes que sin tener una aplicación propiamente titiritesca fueron elementos importantes en los ritos mágicos religiosos. Como restos de aquellos muñecos podemos encontrar hoy en los campos de la Sierra a los MANSHACHES espantajos plantados en garrochas entre los sembríos".

75 views