Estrategia de sensibilización ambiental de niños y jóvenes, a través de Gaspar el señor de las nubes


El Oso de Anteojos es una de las ocho especies de osos que existen en el mundo y el único originario de Suramérica; habita en las altas montañas andinas desde Venezuela hasta Bolivia y su presencia es fundamental para la conservación de los páramos y los bosques andinos pues en su constante trasegar cumple funciones de dispersador de semillas y polinizador, contribuyendo de esta manera a la conservación de las fuentes de agua. No obstante, la cacería, la pérdida de su hábitat por la deforestación, el uso de su piel para comerciar y de sus órganos como medicina, han puesto en riesgo su sobrevivencia a tal punto que actualmente -según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza- el oso de anteojos es considerado como una especie vulnerable a la extinción. Frente a esta situación urgen acciones que desde diferentes ámbitos contribuyan a la preservación de esta especie y uno de los grandes retos es que las comunidades conozcan su importancia y se abanderen de su conservación.


Entre 2020 y 2021, el grupo La Libélula Dorada creó y puso en escena “Gaspar el señor de las Nubles”, obra ganadora de la Beca de Creación y Producción para la Reactivación del Sector cultural de las Artes Escénicas de la Secretaría de Cultura Recreación y Deporte. Dado que el tema de esta obra se enmarca en el ámbito teatro ambiental, el grupo La Libélula Dorada decidió convertirla en el eje central de una estrategia pedagógica para trabajar, junto con los maestros de entidades educativas, en la sensibilización de niños, niñas y jóvenes en torno a la defensa del oso de anteojos, la conservación de los bosques y los páramos y el cuidado del agua.


Con este propósito creo el proyecto ”Estrategia de sensibilización ambiental de niños, niñas y jóvenes, a través de la obra de títeres Gaspar el Señor de las Nubes” el cual busca “Contribuir al fortalecimiento de la conciencia ambiental de niños, niñas y jóvenes de instituciones educativas de Bogotá, desarrollando junto con los maestros una estrategia de sensibilización sobre la importancia de proteger al oso de anteojos como especie clave para la conservación de los bosques andinos y los páramos”.

Para dar inicio a la ejecución del proyecto se identificaron entidades educativas del sector público, en cuyos planes de estudio y de trabajo diese algún énfasis en el tema ambiental. Bajo estos dos criterios se seleccionaron las siguientes entidades educativas, que fueron visitadas previamente por el director del Grupo La Libélula Dorada, para socializar con directivas y docentes la propuesta y motivar su participación en la estrategia de sensibilización:


  • Colegio Gabriel García Márquez de la localidad de Usme, localizado en sobre la antigua vía a Villavicencio, en la frontera de la ciudad y el Páramo de la Cruz que hace parte del sistema del Páramo de Sumapaz. Sus estudiantes son en gran parte pertenecientes a la comunidad rural y tienen una relación cercana con el entorno del páramo, razón por la cual sus docentes están muy comprometidos con la educación ambiental.


  • Colegio Villamar ubicado en la localidad de Ciudad Bolívar cerca a la estación Manitas del Transmicable. Su rector y docentes cuentan con un grupo de investigación y caminantes llamado Amigos de la Montaña. A su vez el colegio tiene un importante trabajo con la comunidad con el tema ambiental logrando transformar a través de murales el entorno y desarrollando un gran sentido de pertenencia hacia el colegio y su barrio. El personaje emblema del colegio es un Oso de Anteojos, el interior del colegio es adornado con jardines colgantes, los cuales son cuidados y protegidos por sus estudiantes.


  • Colegio Alfonso López Michelsen ubicado en la Ciudadela Recreo- Metrovivienda de Bosa que está en la frontera de la ciudad y muy cercana al río Bogotá. Su rectora y docentes tienen un énfasis especial en la educación artística y en el tema ambiental en torno al cual realizan salidas y actividades pedagógicas,


Durante las visitas que se hicieron a los colegios seleccionados se realizaron reuniones con los docentes en las cuales se identificaron temas y propuestas que sirvieron de insumo para desarrollar una guía pedagógica compuesta por un texto base, una infografía y una serie de actividades para realizar con los alumnos. La realización de la infografía requirió el diseño de imágenes atractivas y la elaboración de textos breves que facilitaran la comprensión de información clave sobre el ecosistema de páramo, su flora, su fauna y la situación de riesgo al que está expuesto el oso de anteojos.Esta guía pedagógica, junto con la carta oficial de invitación a los colegios, fue enviada a las directivas de cada una de las entidades educativas, quienes la compartieron con los docentes que se encargaron de desarrollar el tema y las actividades pedagógicas en las aulas de clase.


Finalizadas las funciones, los integrantes del grupo la Libélula Dorada entablaron un diálogo con los estudiantes y los maestros, el cual se inició contando la razón por la cual el grupo realizó esta obra y manifestando la importancia de comprometerse a través de acciones cotidianas con el cuidado de los ecosistemas, el agua y todos los seres vivos que habitan en los páramos, especialmente los de Chingaza y Sumapaz, que son los que surten de agua a la ciudad en la que habitamos. Los estudiantes expresaron sus opiniones sobre el tema y en sus intervenciones hicieron alusión a varias de las situaciones plateadas en la obra e hicieron explicito su desacuerdo con las diferentes situaciones que ponen en riesgo la existencia de los páramos.

Antes de que los estudiantes que asistieron a las funciones se subieran a los buses que los llevarían de nuevo a sus colegios, seles entregó a cada uno la cartilla que contiene la Guía Pedagógica, la cual fue recibida con mucho entusiasmo y alegría para ser compartida con sus familias y vecinos. Creemos que en sus manos este “pequeño libro” será un motivo de recordación de su primera experiencia como espectadores en un teatro y también un símbolo que renovará su compromiso con el cuidado del planeta, porque de él depende la supervivencia de los seres humanos.

50 visualizaciones0 comentarios