top of page

Historia de los títeres en Colombia: Capítulo I (EL HOMBRE Y LO SOBRENATURAL)

A lo largo de este año publicaremos la muy completa investigación sobre los títeres en Colombia realizada por Consuelo Méndez y César Álvarez.

 

El hombre ante su imposibilidad de explicar ciertos fenómenos de la naturaleza los eleva a la categoría de sobrenaturales dando origen al binomio mito-rito, en el que ciertos objetos adquieren poderes que le han sido vedados al hombre y son capaces de controlar y determinar fenómenos que de otra manera les serían inasequibles como provocar la lluvia, calmar las tormentas, proteger, curar las enfermedades, etc. Lo sobrenatural adquiere entonces el carácter de sagrado y es que el hombre de las sociedades primitivas es en esencia el “homo religiosus” y como tal tiene la tendencia a vivir lo más cerca posible de lo sagrado y en la intimidad de los objetos consagrados. Lo sagrado equivale a la potencia y ésta significa perennidad y eficacia. Dicha potencia para manifestarse recurre a un objeto real, un árbol, una piedra, una laguna, un ídolo, surgiendo así el animismo como “esa manifestación de algo completamente diferente, de una realidad que no pertenece a nuestro mundo, en objetos que forman parte de nuestro mundo natural, profano”

Izquierda: Chantico en la 18ª trecena. Códice Borbónico, p. 18. Reprografía: Marco Antonio Pacheco / Raíces. Derecha: Chantico, patrona de Xochimilco. Piedra del Ex Arzobispado. Museo Nacional de Antropología. Foto: Marco Antonio Pacheco / Raíces.
Izquierda: Chantico en la 18ª trecena. Códice Borbónico, p. 18. Reprografía: Marco Antonio Pacheco / Raíces. Derecha: Chantico, patrona de Xochimilco. Piedra del Ex Arzobispado. Museo Nacional de Antropología. Foto: Marco Antonio Pacheco / Raíces. TOMADA DE: www.arqueologiamexicana.mx


Al manifestar lo sagrado, un objeto cualquiera se convierte en otra cosa sin dejar de ser él mismo, pues continúa participando del mundo; el árbol sigue siendo árbol y para quienes éste se revela como un objeto sagrado su realidad se transmuta en realidad sobrenatural.


En este sentido creemos que los títeres, en cuanto a objetos animados están íntimamente ligados a las tendencias animistas propias de las sociedades primitivas. Según Gastón Baty “cuando las fuerzas sobrenaturales reciben nombre y se vuelven dioses, no demoran en ser figurados y el ídolo preside las ceremonias mágicas. Encontramos por todos lados estatuas móviles, cuyas cabezas y brazos están movidos por cuerdas y contrapesos que representan al dios. La magia primitiva se basa en la analogía: un gesto de la imagen, traerá el gesto correspondiente de la divinidad que ella representa. Más tarde cuando la liturgia se haga más complicada y dramatizada, obligará a la imagen a intervenciones más difíciles, a gestos menos simples y será necesario arriesgarse a reemplazarla por el hombre. Por lo menos se tratará de salvaguardar en lo posible el aspecto de la estatua que reemplaza; se cubrirá el rostro con pintura, se cubrirá con una máscara, se perderá la imagen de su cuerpo en trajes rellenos realzados por contornos, se hará lo posible porque siga pareciéndose al ídolo, ese gran títere”.

24 visualizaciones0 comentarios
bottom of page