Los Payasíteres:Un deleite de trayectoria en el XX Festival Internacional de títeres Manuelucho


Sergio Herskuvits y Helena Zúñiga se conocieron en 1970, apenas tres años antes del golpe de Estado con el cual se derrocó al presidente de Chile Salvador Allende y se instauró el gobierno militar. Eran muy jóvenes y como muchos soñaban con un país más justo, menos pobre… más feliz y por eso recorrían Santiago, con lo que ellos llamaban el teatro más pequeño del mundo: un grupo de dos que hacían muñecos, guiones, vestuarios, luces y todo lo que se requiriera para realizar funciones de títeres en las calles, las veredas y los barrios. Pero en 1973, con la llegada de la dictadura se instaló el “apagón cultural” que con su represión y su censura acalló todas las manifestaciones artísticas que fueran contrarias a la línea oficial y desde luego ellos tuvieron que abandonar su tarea para dedicarse, sin ganas, a oficios “menos peligrosos”. Sergio, chileno de origen húngaro, cambió de trabajo muchas veces, fue vendedor, maestro, mensajero, pero siempre, siempre fue un enamorado de Helena y se casó con ella en el 75 cuando solo tenían 20 años y tuvieron que salir de Santiago por razones de política y de seguridad. Tras varios años de estar lejos de la familia volvieron a la capital para conjurar esos tiempos difíciles en los que sus mayores alegrías fueron el nacimiento de sus cuatro hijos, dos de los cuales, con los años, también se hicieron titiriteros.



En 1985 desempolvaron los títeres y lograron vincularse a la televisión, haciendo parte del elenco del programa infantil Patio Plum emitido por la Universidad de Chile, cuya primera temporada se extendió hasta 1988 con repeticiones en 1989, 1990 y 1995. En 1990, cuando terminó la dictadura militar ellos ya estaban muy afianzados en su oficio: participaban activamente en campañas educativas y contaban dentro de su repertorio, con obras como “Ven a jugar” “La vaca es de Lukas y la leche de los niños” y “Yo soy Mapuche”, entre otras. Con el retorno de la democracia, llegaron también las oportunidades de viajar para dar a conocer su trabajo en varios países latinoamericanos y complementar su formación artística participando en festivales y otros eventos como el Primer Encuentro Nacional de Titiriteros realizado en Argentina, en donde tuvieron la oportunidad de compartir con los grandes maestros Javier Villafañe y Ariel Bufano. Desde entonces el espíritu creativo, curioso y trashumante de los titiriteros no los abandona: han realizado 70 montajes de títeres para niños y adultos, han sido invitados a más de 120 festivales y han incursionado en la investigación sobre la historia de los títeres en su país, la cual ha sido difundida a través de artículos en publicaciones de Chile, Argentina, Colombia, Perú y Estados Unidos.


Se lee en su sitio web que: un payaso + una payasita + títeres, es una suma que da como resultado “Los Payasíteres” el nombre de esta emblemática compañía chilena con más de 40 años de trayectoria, que además se ha destacado por la producción de numerosos “video títeres” que han circulado por el mundo a través de las pantallas. “Rosy” y “Gilberto Rata” dos de los personajes de esta modalidad fueron ganadores del primer y segundo lugar del Primer Concurso Videos-Títeres organizado por la página web Titerenet.

Por su larga y luchada trayectoria, por su pasión y devoción por el teatro de muñecos, por su terquedad y su belleza, para el XX Festival Internacional de Títeres Manuelucho es un honor contar con Los Payasíteres quienes se deleitan y nos deleitan con las obra “Sin Palabrotas” .

58 visualizaciones0 comentarios