Notas de dramaturgia: "Gárgola y Quimera"

Cerramos nuestra serie de notas de dramaturgia con "Gárgola y Quimera", una obra en la que se exploran las dimensiones de lo monstruoso y los opuestos, con la historia de una familia de monstruos: dos niñas curiosas, su madre, y su padre, que está ausente tras una misteriosa desaparición.

“Gárgola y Quimera” es un proyecto dramatúrgico pensado para el teatro de muñecos.

Está dirigido a niños de seis años en adelante. Su punto de partida son universos

antípodas que se construyen teniendo como idea base, lo monstruoso y lo siniestro. En

resumen, a través del monstruo como personaje metafórico, se intenta abordar “el miedo

al otro”. El otro como monstruo.


En primera instancia se desarrolla una fábula ontológica que arranca en un espacio

imaginario, una especie de inframundo que sirve de hábitat a una familia de monstruos.

Esta familia sui generis estará conformada por la madre, el padre y dos niñas llamadas:

“Gárgola y Quimera.” Las niñas monstruo oscilan entre los siete y los ocho años. Las niñas

y su madre se encuentran en una situación de nostalgia y desolación, generadas por la

desaparición y la ausencia de su padre. Las razones por las que el padre ha desaparecido

son un misterio.


La madre ante la curiosidad de las niñas monstruo se muestra evasiva, pero deja entrever

que el espacio desconocido de la superficie de la tierra, la atracción del mundo de arriba,

pudo haber sido el motivo que provocó tan extraña e inesperada ausencia. La familia sabe

que para su legendaria especie, pesa una antigua prohibición de los monstruos sagrados,

que reza que los monstruos no deben buscar bajo ningún pretexto, la forma de llegar a

ese otro mundo de la superficie, que en su imaginario y su tradición subterránea es un

enigma muy temido.


Las niñas solas al encontrarse sin la vigilancia de su madre, se ven tentadas a desafiar la

prohibición de los monstruos ancestrales adultos. El recuerdo de su despistado y cariñoso

padre, sumado a la tristeza de su madre sobreprotectora, las impulsa a explorar el mundo

prohibido.


Una vez encontrado el camino hacia arriba, las niñas emergen por una alcantarilla a un

paraje urbano. Las monstruas son muy pequeñitas y temerosas de la luz nocturna de la

ciudad, se ven asediadas por un enorme perro negro de dos cabezas llamado Cancer

–perro, que las quiere cazar como a ratones. Una vez a salvo y aterrorizadas, se quieren

devolver de inmediato a su inframundo, pero se encuentran cara a cara con dos gemelos

humanos, Nico y Teo, quienes están jugando con armas de juguete a bandidos y policías.

Los niños y las niñas, al verse mutuamente cada uno por su lado, huyen espantados.


Imagen de la obra "Gárgola y Quimera"

Los niños gemelos se esconden muertos del susto. Ellos se imaginan que las monstruas

aunque diminutas son peligrosas, dando por sentado, que han venido a devorárselos con

sus desproporcionadas bocas dentadas y temen por su vida.


Las niñas sufren a su vez un desmesurado pánico al ver a dos gigantescas criaturas de

pieles blancas y lisas, temidas e indescifrables. Cada uno desde su imaginario y su miedo al

otro, da rienda suelta a sus prejuicios y temores.


Las niñas poseídas por el terror se van a escapar, pero los niños superan su miedo y

aprovechándose de la ventaja que les da el tamaño, deciden enfrentar a las niñas

monstruas y las atrapan en una jaula que les regaló su padre, un temido asaltante de

bancos. Las niñas lloran horrorizadas, mientras los niños las observan encantados y

envalentonados por su hazaña. Nico, el más astuto de los gemelos, se da cuenta que

tienen en sus manos un valioso tesoro, que seguro les puede servir para poder seguir

adelante con sus siniestros juegos y travesuras.


Esta situación inicial que opera como detonador, es el pretexto para desatar un conflicto

profundo, que busca provocar una reflexión acerca de lo monstruoso en el ser humano,

por supuesto ello implica no desarrollarlo desde una óptica moralizante. La pretensión y el

desafío más bien apuntan a propiciar un lenguaje poético y titiritesco, que se nutra de la

ironía dramática y que más bien se vale de los personajes infantiles, tanto monstruos

como humanos, para crear paradojas de la conducta, que van más allá del aspecto

“temible” de las criaturas monstruosas o una presunta “inocencia del ser niño”.


Imagen de la obra "Gárgola y Quimera"

Iván Darío Álvarez

ADÓPTANOS EN TU E-MAIL

Si quieres estar informado de los eventos del teatro solo tienes que suscribirte

Quiero un boletín lleno de

Teatro Libélula Dorada

Cra. 19 No. 51 - 69 Bogotá, Colombia

2498658 - 3450683

3123863834

libelula@libeluladorada.com

  • Facebook de la Libélula Dorada
  • YouTube de la Libélula Dorada
  • Instagram Libélula Dorada
dian-logo.png