Un acercamiento a Los titiriteros de Binefar

Fragmento de un artículo publicado originalmente en www.titeresante.es y escrito por Toni Rumbau en octubre 12 de 2021




Jolgorio del bueno, de Los Titiriteros de Binéfar:


Se ha convertido en una tradición del Parque de las Marionetas que la veterana compañía Los Titiriteros de Binéfar abra el certamen en el escenario grande bien situado bajo unos pinos frente a una platea de sillas y unas gradas para el público.


Nos encontramos frente a una compañía de la que ya hemos hablado muchas veces en Titeresante, que siempre nos sorprende cuando la vemos actuar en directo -últimamente se ha prodigado mucho en las redes durante la pandemia, fieles a su vocación de servicio y de contactar con el público- por la enorme vitalidad de sus intérpretes, sean músicos, titiriteros o cantantes. Es como si la energía les sobrara por algún fenómeno de extraña mutación natural y necesitaran subir a los escenarios para vaciarse de ella compartiéndola con quienes han venido a verlos para gozar de su inventiva y sus ocurrencias.


Brilló una vez más Paco Paricio en el papel de cantante y animador, sustituyendo en cierto modo a quien últimamente ejerce este papel, su hija Eva, aunque tener a Paco en el escenario no deja de ser un lujo, que los espectadores del Parque de las Marionetas, que conocen bien a la compañía, supieron apreciar con buen conocimiento de causa. Y junto a él, el equipo de lujo que suele reunirse cuando Los Titiriteros representan sus espectáculos musicales ‘de gran jolgorio’, actuó con el tino de siempre, dando la nota y el ritmo adecuados, combinando el teatro con los títeres de figuras grandes, la música, el baile y la conexión constante con el público. En esta ocasión, junto a Marta Paricio y ya al final del espectáculo, participó también la nueva generación de la compañía, como puede apreciarse en estas imágenes.



Enardecido el público con los ritmos y los temas de Los Titiriteros de Binéfar, así empezó el Festival Internacional de Teatro de Feria, con esta nota alta con la que los cómicos de la compañía, siempre tan exigentes consigo mismos, suelen dar en sus espectáculos. Jolgorio del bueno, con canciones, bailes, chascarrillos, ocurrencias improvisadas y golpes de efecto visual y sonoro. Una lección de teatro de calle y de animación popular que los de Binéfar impartieron a legos y profanos, y que el público apreció con aplausos entusiastas.


Escrito por Toni Rumbau en octubre 12 de 2021 para el blog www.titeresante.es


29 visualizaciones0 comentarios